Descubierta la cuarta pirámide de Giza

En los últimos días vamos de descubrimiento en descubrimiento. Si la semana pasada nos anunciaban que el Amazonas es ahora el río más largo del Mundo, ayer se nos anunciaba el descubrimiento de la cuarta pirámide de Giza.

Efectivamente, hasta ahora se conocían las tres míticas Pirámides de Giza, pero ayer nos anunciaban que se había descubierto una cuarta.

Obviamente, se trata de una pirámide que no está a la vista, ya que quedó destruida por los romanos, que utilizaron sus piedras como material de construcción en El Cairo. Pero lo que parece claro es que se trató de la pirámide más grande y en la que se emplearon mejores materiales para su edificación.

Sí que existía la leyenda acerca de una “pirámide perdida”, ya que se sospechaba que las ruinas de Abu Rawash podían corresponder a las de una pirámide inacabada. Sin embargo, ahora se confirma que tal pirámide existió y que, además, estaba terminada.

Al parecer, esta pirámide se construyó bajo el reinado del Faraón Dyedefra, hacia el año 2556 a. C., en la colina de Abu Rawash, situación algo alejada de las tres Pirámides de Giza, por lo que se dudaba de que, realmente, se tratara de una pirámide y que tuviera relación con las de Keops, Kefrén y Micerino.

En cuanto a la relación de esta nueva pirámide con las otras tres, parece que no estaban realmente conectadas, ya que el enclavamiento de ésta, más alejada de las demás, se justificaría por el hecho de que Dyedefra pretendía diferenciarse de su familia (era el hijo de Keops).

Según los estudios, esta pirámide medía unos 154 metros del altura, midiendo cada una de sus bases 122 metros y con un ángulo de inclinación de 64º, lo que la convierten en la pirámide más alta y, desde luego, la que debiera haber sido más impresionante. Su construcción se prolongó durante 8 años, empleándose para su construcción más de 15.000 trabajadores.

Las excavaciones que han llevado al descubrimiento de la “pirámide perdida” comenzaron hace 12 años, haciéndose pública la noticia de la conclusión de los trabajos, con el resultado anunciado, en la presentación del documental “The Lost Pyramid”, del Canal Historia.

Con este descubrimiento ya tenemos otro motivo más para viajar a Egipto y prolongar nuestra visita al majestuoso y mágico Valle de Giza. A partir del año próximo, la nueva pirámide será visitable, aunque todavía sólo en su parte exterior.