Descubierta la cuarta pirámide de Giza

En los últimos días vamos de descubrimiento en descubrimiento. Si la semana pasada nos anunciaban que el Amazonas es ahora el río más largo del Mundo, ayer se nos anunciaba el descubrimiento de la cuarta pirámide de Giza.

Efectivamente, hasta ahora se conocían las tres míticas Pirámides de Giza, pero ayer nos anunciaban que se había descubierto una cuarta.

Obviamente, se trata de una pirámide que no está a la vista, ya que quedó destruida por los romanos, que utilizaron sus piedras como material de construcción en El Cairo. Pero lo que parece claro es que se trató de la pirámide más grande y en la que se emplearon mejores materiales para su edificación.

Sí que existía la leyenda acerca de una “pirámide perdida”, ya que se sospechaba que las ruinas de Abu Rawash podían corresponder a las de una pirámide inacabada. Sin embargo, ahora se confirma que tal pirámide existió y que, además, estaba terminada.

Al parecer, esta pirámide se construyó bajo el reinado del Faraón Dyedefra, hacia el año 2556 a. C., en la colina de Abu Rawash, situación algo alejada de las tres Pirámides de Giza, por lo que se dudaba de que, realmente, se tratara de una pirámide y que tuviera relación con las de Keops, Kefrén y Micerino.

En cuanto a la relación de esta nueva pirámide con las otras tres, parece que no estaban realmente conectadas, ya que el enclavamiento de ésta, más alejada de las demás, se justificaría por el hecho de que Dyedefra pretendía diferenciarse de su familia (era el hijo de Keops).

Según los estudios, esta pirámide medía unos 154 metros del altura, midiendo cada una de sus bases 122 metros y con un ángulo de inclinación de 64º, lo que la convierten en la pirámide más alta y, desde luego, la que debiera haber sido más impresionante. Su construcción se prolongó durante 8 años, empleándose para su construcción más de 15.000 trabajadores.

Las excavaciones que han llevado al descubrimiento de la “pirámide perdida” comenzaron hace 12 años, haciéndose pública la noticia de la conclusión de los trabajos, con el resultado anunciado, en la presentación del documental “The Lost Pyramid”, del Canal Historia.

Con este descubrimiento ya tenemos otro motivo más para viajar a Egipto y prolongar nuestra visita al majestuoso y mágico Valle de Giza. A partir del año próximo, la nueva pirámide será visitable, aunque todavía sólo en su parte exterior.


La Pirámide de Micerino

La Pirámide de Micerino (o de Menkaura) es la más modesta y la más pequeña de las tres famosas Pirámides de Giza.

También conocida como “La Pirámide Divina”, la identificarás fácilmente porque en uno de sus laterales presenta un agujero inmenso, el cual, probablemente, fue realizado por saqueadores en busca de posibles tesoros en su interior.

Su interior también es el más modesto de las tres, similar al de la Pirámide de Kefrén, con un pasillo descendente que llega hasta una cámara principal, en la cual, precisamente, se halló el sarcófago de basalto de Micerino; el cual fue enviado a Gran Bretaña, hundiéndose durante el trayecto el barco que lo transportaba frente a las costas de Cartagena.

Es la Pirámide más lejana de todo el complejo, la situada más al sur y la que, probablemente, visites en último lugar. Cuenta con tres “pirámides satélites” o “auxiliares”, una de las cuales se sospecha que estaba destinada a la esposa de Micerino, la Reina Khamer-Nethy II.

Actualmente esta Pirámide está cerrada al público, no siendo posible su acceso al interior por razón de las reformas que se están llevando a cabo para su conservación.


La Pirámide de Kefrén

La Pirámide de Kefrén tiene tamaño secundario entre las tres Pirámides, aunque puede dar la impresión de ser mayor que la de Keops a primera vista.

Asimismo, y en comparación con la Pirámide de Keops, la de Kefrén muestra un mayor deterioro, a lo que se une el hecho de que su acabado, al parecer, era de peor calidad.

En este sentido, se puede apreciar que esta Pirámide presenta una pequeña desviación en su forma, resultado de un error en el cálculo de las proporciones de las bases, lo que, necesariamente, condujo a esa desviación en la parte final superior.

Asimismo, en su interior, esta Pirámide presenta una menor complejidad que la de Keops, ya que cuenta con una sola cámara funeraria, tallada en la roca, donde se encontró el sarcófago de granito negro.

Esta Pirámide la puedes identificar fácilmente porque su cúpula conserva restos de la caliza utilizada para embellecer el acabado de las Pirámides, así como por el hecho de que es la más cercana a La Esfinge, en lo que se conoce como “El Templo del Valle”.

Destaca la existencia de una “Pirámide Adyacente” o “Subsidiaria” a la de Kefrén, de la cual sólo quedan algunos restos. Este tipo de pirámides son frecuentes en la zona, aunque su finalidad aún no está claramente determinada.


Las Pirámides de Giza

Además de los atractivos que presenta la ciudad de El Cairo por si misma, es indudable que las Pirámides de Giza son un atractivo turístico fundamental.

Tal y como podrás comprobar en el mapa que encontrarás más adelante, las Pirámides de Giza se encuentran al sudoeste de la ciudad de El Cairo, en la Meseta de Giza (o de Gizeh), una inmensa Necrópolis donde, además, existen una serie de construcciones indispensables en tu visita y de un impresionante valor arqueológico.

Se puede decir que es la zona más visitada de Egipto, dada su proximidad a El Cairo ciudad, rica en numerosos elementos históricos y arqueológicos, como por ejemplo los que a continuación te enumeramos, aunque sólo, repetimos, a título de ejemplo:

  •  Las Pirámides de Giza y sus templos funerarios
  • La Esfinge
  • El templo de la Esfinge
  • La pirámide subsidiaria de Jufu
  • El templo del Valle de Jafra
  • El templo del Valle de Menkaura
  • Las tumbas de la Reina Hetepheres
  • La mastaba de la Reina Jentkaues
  • Las pirámides de la Reinas de Menkaura
  • Las mastabas de cortesanos de Jafra
  • El cementerio de Mastabas occidetal
  • El cementerio de Mastabas oriental
  • Mastabas y tumbas hipogeos
  • Nazlet El-Samman

Las Pirámides de Giza fueron construidas durante la IV Dinastía (2.613 a 2.498 a. C.) del Antiguo Egipto, en virtud de la decisión de Keops, quien decidió emplazar en esta meseta la Pirámide de Keops y su templo funerario, siguiendo su ejemplo su hijo Kefrén y su nieto Micerino.

Del complejo, la Gran Pirámide de Keops es la más alta (146 metros), siguiéndole en tamaño la de Kefrén (143 metros), siendo la de Micerino la más pequeña (60 metros).

Destaca la perfecta simetría en la alineación de estas Pirámides, lo que ha dado lugar a numerosas polémicas en torno a su simbolismo esotérico, algo, que sin embargo, la ciencia a desmentido reiteradas veces.

En cualquier caso, ciertamente nos hallamos ante una auténtica maravilla, no sólo la Gran Pirámide de Keops, sino también todo el conjunto formado por las tres Pirámides y la Meseta de Giza.

Hemos de indicarte que las Pirámides de Giza no son visitables al mismo tiempo, ya que, para su conservación, se suelen alternar en el tiempo las Pirámides que se abren al público, de modo que cada año una de las tres grandes pirámides permanece cerrada para hacerla descansar de las visitas y evitar que el exceso de humedad deteriore el interior.

Por lo demás, alrededor de las Pirámides vas a encontrar numerosos puestos para la compra de recuerdos. Se puede regatear, pero ya te advertimos que es difícil rebajar mucho el precio, ya que tienen el mercado asegurado por la gran cantidad de turistas que compran en esos puestos.

Para llegar a las Pirámides de Giza te recomendamos que encargues en el hotel en que te alojes que te contraten un taxi para todo el día. Habrás de regatear hasta conseguir un buen precio, siendo el más ajustado unas 140 libras egipcias por el servicio de taxi para varias personas durante todo el día. También puedes contratar sólo la ida (unas 20 libras egipcias), pero te será muy difícil conseguir desde las Pirámides uno de vuelta.